Latinoamerica, un mercado lleno de oportunidades.
HighEnd Security/EL MERCADO/Latinoamerica, un mercado lleno de oportunidades.

Latinoamerica, un mercado lleno de oportunidades.

Seguridad electrónica y calidad en República Dominicana

¿Cuál es la mejor compañía de seguridad? ¿Cuál es la mejor marca? ¿Cómo sabemos si una instalación de seguridad es “segura y confiable”? ¿Puedo confiar en técnicos independientes? ¿Lo que me están cobrando es lo justo?

Todas estas interrogantes están en la cabeza de los clientes a la hora de adquirir un sistema de seguridad electrónica y todas son muy pertinentes debido a que cuando hablamos de seguridad ésta implica siempre una inversión importante de nuestro presupuesto (esto debido a que es un servicio que aún no está al alcance de todos) y por encima de todos implica preservar vidas y bienes. En otras palabras no es un juego, ni es un entretenimiento.

En este artículo describiré desde mi humilde óptica la problemática de las instalaciones de seguridad en República Dominicana debido a que sólo conozco este mercado. Sin embargo te invito a compartir tu experiencia en otros países para enriquecer el debate.

En una ocasión nos solicitaron cotizar un sistema CCTV para unas instalaciones deportivas. El encargado nos explicó que ya tenían definido la cantidad y los lugares en los que querían cámaras. Por la extensión del lugar nos dimos cuenta de que eran muy pocas las cámaras y le recomendamos instalar un sistema que pudiera ser expandible más adelante.

También nos solicitó reconocimiento de rostro y supervisión de instalaciones más o menos lejanas en algunos lugares. Nosotros recomendamos cámaras con lentes de lago alcance, un sistema IP de alta definición y un cableado a través de tuberías debido a que el edificio tenía una construcción a base de vigas de metal.

Estábamos en el proceso de elaboración de la propuesta cuando llamamos al encargado para solicitar una visita a dos instalaciones que faltaban por levantar. El encargado nos sorprendió al informarnos que ya había contratado a otra compañía y que las cámaras ya habían sido instaladas.

Solicitamos una cita para ver qué le habían instalado y así asegurarnos cómo lo íbamos a hacer en las próximas instalaciones en caso de que nos contrataran. No dejamos de sorprendernos al verificar que sólo un parámetro de los requeridos por el cliente había sido satisfecho: la cantidad de cámaras.

Por lo demás: se instaló un sistema análogo, con cableado de alarma, sin protección de tuberías y con cámaras genéricas iguales para todos los puntos. Desde ese día he tenido la inquietud de cómo podremos un día estandarizar los criterios de diseño e instalación y concienciar a los clientes sobre éstos.

La Asociación Latinoamericana de Seguridad (ALAS) ha hecho un gran esfuerzo capacitando a técnicos de las empresas asociadas en los estándares básicos de la industria, pero qué pasa con los técnicos informales y con los clientes. Esto crea una desventaja al momento de competir pues todo se reduce a precios y marcas.

En un mercado no regulado, en el que cualquiera compra sistemas por internet y los instala, esto es especialmente nocivo. Debemos hacer consciencia de la gravedad de esta situación, no por un tema de mercado y competencia sino por la credibilidad de la industria entre los mismos clientes que no conocen cómo validar una instalación con un nivel mínimo de calidad.

Sinceramente espero que estas líneas sirvan como punto de reflexión para generar las acciones necesarias a favor de la verdadera protección de nuestros clientes.

Publicado por Juan Dionicio Tavarez 

Por Sergio Alonso|26 febrero 2019|EL MERCADO|0 Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies